Razones

Las razones, los razonamientos, nuestras mejores armas y a la vez nuestras peores enemigas en la interacción social…

Desde pequeños nos vemos rodeados de personas que funcionan emocionalmente de forma distinta a nosotros, eso hace que nuestra inteligencia emocional no se sienta estimulada mediante el contacto con neurotípicos. Debido a ello, solemos tener una inteligencia emocional más bien poco desarrollada, desarrollando en contraparte la lógica racional al extremo a fin de poder manejarnos en el mundo.

Estas diferencias hacen que a veces la comunicación sea complicada. Y más de una vez nos encontramos con que es fuente de problemas con neurotípicos. Miles de veces me habrá pasado el tener un problema gordo con alguien porque piense que soy soberbia y cabezota por no “querer” cambiar mi opinión. Ellos vienen con su mejor intención e inteligencia emocional, que les sirve para hacer cambiar de opinión a cualquier otro neurotípico. Vienen con su visión de un asunto, producto solo de su percepción subjetiva y emocional de la cuestión, sin haberla reflexionado ni un momento, solo porque ellos mismos lo sienten así…

Y se encuentran con un muro infranqueable…una persona inmune a ese contagio emocional, y por tanto una persona que no siente que alguien tenga la razón solo porque así lo sienta esa persona, por más convencida que esta pueda sentirse de sí misma. Muchas veces entre neurotípicos (depende de lo que tengan desarrollada su inteligencia racional) basta solo que uno se sienta totalmente seguro de sí mismo para que a otros se les contagie esa emoción y estén también seguros de lo que dice esa persona.

Estas personas no saben como lidiar con nuestra incomprensión emocional hacia ellos, ya que es su vía principal de comunicación. Como resultado nos malinterpretan, piensan que solo somos soberbios y nos negamos a darles a la razón y encerrarnos en nuestras absurdas ideas (normalmente las ideas de la razón parecen absurdas a las personas emocionales y viceversa).

La cosa no es tan así, no es soberbia, solo es diferencia de funcionamiento. A veces ni nosotros mismos podemos explicar por qué no “queremos” cambiar de idea, pero vendría a ser algo así:

– Bueno..ehhm…no, mire usted, lo que pasa es que yo llevo pensando en esto mucho tiempo, y usted un par de segundos, yo tengo razones como para llenar 5 folios (que igual a usted no le sirven pero a mi sí), y usted tiene para convencerme algo que simplemente “siente” que debe de ser así o así, y que no es capaz de explicar ni razonar…pues…me quedo con mis 5 folios…y ya si eso, si usted mismo encuentra razones de por qué su opción es más acertada que la mía, pues ya lo hablamos, que a mi no me importa cambiar de ideas, no es eso….

El problema es que ese tipo de respuestas no es educado de dar…es la verdad, sí, pero muchos sentirán su inteligencia insultada y sentirán  que estamos queriendo llamarlos idiotas y torpes…con lo cual aumentamos el problema…

Sí, amigos, es difícil…

Es mucho más fácil y quedaremos mejor con la mayoría de las personas si simplemente decimos un “bueno, no sé, quiero hacerlo así o asá” o “bueno, no sé, es mi opinión” y fin. Muchos no están acostumbrados a manejar en su vida razonamientos en cosas cotidianas, y aceptarán sin más nuestra aparente arbitrariedad. Responder así es una muestra de delicadeza con las personas que tienen poco desarrollada su inteligencia racional, así como nosotros necesitamos también “delicadeza” por parte de ellos debido a nuestras diferencias en la inteligencia emocional..

Eso sí, también indico que esto está bien para salir del paso. Cualquier relación continua y profunda entre dos individuos requiere de sinceridad total entre las partes, de no tener que estar lidiando con las diferencias y haciendo adaptaciones todo el rato. Hay neurotípicos con inteligencia racional desarrollada que no tendrán problemas en aceptar nuestro funcionamiento sin sentirse mal o incomprendidos, o gente que simplemente es diferente a la “mayoría” y también son peculiares en su trato, con lo que aceptan nuestras divergencias sin más. Pretender tener una amistad o pareja con la que tengas que estar toodo el día atento de cómo dices las cosas no es sano, hay que relacionarse de forma relajada. Hay personas con las que sencillamente no somos compatibles, pero en fin, para salir al paso con compañeros de trabajo, estudios, o familiares puede ser una buena manera de no tener conflictos.

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

¿Es que no puedes ser normal?

Hola a todos de nuevo! Ahora que estoy de vacaciones, tengo un poco mas de tiempo libre para escribir. Espero que todo os esté yendo genial. Yo he acabado mi curso satisfactoriamente (casi 50% de la carrera aprobada ¡yupi!) y ahora me dedico a arreglar problemas entre mis  gatos, ya que el psicópata no acepta al nuevo y no lo deja vivir 😥

También me estoy ocupando de hacer muchas cosas pendientes que tengo por hacer, por primera vez estoy consiguiendo hacer algo útil con mis vacaciones y no solo vaguear o meterme en proyectos demasiado complicados y grandes que no van a ninguna parte.

El título del post va sobre esa frase que creo que no me equivoco todos o casi todos los aspies hemos oído alguna vez. Esa dichosa frase que confirma lo que siempre está en nuestra mente: “No somos normales”, no, en serio no, no lo somos, e intentar que nos consideren como tal solo iría en nuestro perjuicio.

No somos normales, y podemos empezar hablando de las divergencias neuronales entre neurotípicos y asperger. La diferencia no es un problema, hay personas intolerantes a la lactosa o el gluten, cuyo sistema digestivo es distinto al de la mayoría, hay personas pelirrojas, cuyo pelo es diferente al de la mayoría, ¿son las diferencias un problema? El problema es la intención con la que nos dicen esa frase. Es una frase llena de rechazo, llena de no aprobación, de no aceptación. Y es eso lo que duele.

Es tremendamente doloroso cuando encontramos que personas cercanas a nosotros no nos aceptan. No entiendo por qué algo tan simple como “dejar ser” es algo verdaderamente difícil para algunas personas. ¿En serio es tan problemático que seamos diferentes? Nadie tiene problemas en darle a alguien intolerante a la lactosa un vaso de leche de soja, ¿por qué hay tanta gente que entra en cólera cuando le pedimos que nos avisen con antelación de los eventos? ¿por qué es tan problemático pedir las cosas explícitamente? ¿es un crimen que nos cueste entender las reacciones emocionales de los demás?

Mucha gente se ofende cuando no entendemos sus sentimientos, cuando no cumplimos sus expectativas no solicitadas, pero hay una verdad inescapable y es que tenemos un circuito neuronal que funciona de forma diferente y eso se refleja en que tenemos necesidades diferentes, reaccionamos internamente de forma diferente, ¿cómo vamos a entender intuitivamente las reacciones y sentimientos de los demás cuando en nuestro interior todo va de forma distinta?

Es una situación parecida a si existiera alguien que se alimenta de aire, ¿cómo iba a comprender intuitivamente esa persona el deseo que siente un humano normal al ver una mesa llena de comida suculenta? Sin embargo, tampoco es justo que nos escudemos en nuestra condición de asperger para no tener en cuenta las necesidades de los demás, es algo muy simple: somos diferentes y para llevarnos bien y no dañarnos mutuamente debemos ceder ambas partes, comprender que la otra persona tiene necesidades diferentes y tenerlo en cuenta (por supuesto, siempre manteniendo el respeto a nosotros mismos y no permitiendo que existan situaciones abusivas). Aquí la experiencia y el diálogo se hacen de suma importancia, pues si una de las dos partes considera que el otro es idiota, exagerado, egoísta y que sus sentimientos no son válidos la interacción se hará imposible.

Hay personas con las que sencillamente nunca podremos congeniar los asperger, por ejemplo con el prototipo de lider mandón que espera que todos le obedezcan a través de imponerse porque siente que tiene la razón en todo. Muchos neurotípicos son incapaces de oponerse a la atadura emocional que estas personas crean, pero nosotros somos inmunes a ello.

Las personas neurotípicas hacen las cosas porque sienten que deben hacerlas, nosotros los asperger las hacemos porque creemos que debemos hacerlas. Para ello tendemos a analizar, sopesar y elegir hasta para la elección más básica. A veces elegir entre diversas marcas de chocolatinas puede convertirse en un auténtico reto. Esta situación tampoco es sana, el desgaste mental que nos producen tonterías así es algo que merece la pena que trabajemos a fin de evitar dolores de cabeza innecesarios, pero eso es algo sobre lo que escribiré otro día 😉

El tipo de personas mandonas encuentran que su “magia” no funciona con nosotros y eso les encoleriza, ya que están acostumbrados a mandar diciendo un par de frases que en realidad no significan nada objetivamente pero sí emocionalmente. Nuestra inmunidad viene de nuestra diferencia, no procesamos esas instrucciones emocionales de la misma forma. También suelen ser bastante poco reflexivos e inmunes a los argumentos. Definitivamente ese perfil de persona tiende a llevarse muy mal con los asperger (a no ser que el asperger adopte una actitud sumisa y obediente, que no suele ser el caso…)

Este es solo un ejemplo del tipo de persona que yo llamaría “problemática”. Con el tiempo uno aprende a evitarlas, porque afortunadamente el mundo está lleno de personas con las que sí podemos congeniar. Estas personas relucirán de entre la multitud como pequeños oasis. Y si aun no las has encontrado, créeme: existen. Solo es importante no encerrarse en uno mismo, estar receptivo y por supuesto no echarse para atrás al primer fracaso social.

La diferencia nunca puede ser motivo para que otros nos maltraten, no hay nada malo en ser diferente ¿quién dijo que todos tuviéramos que funcionar de la misma manera? Hay hacer mayores esfuerzos para tratar con alguien que es diferente, pero eso no se aplica solo a los asperger, o a los neurodivergentes. Si tienes un amigo con múltiples alergias o intolerancias, será más difícil invitarlo a comer que a los demás, pero creo que las personas somos valiosas, interesantes e importantes y que las diferencias son detallitos que ponen a prueba el amor y lo que de verdad nos importan los demás por encima de nuestra propia comodidad.

Tras múltiples choques con personas que se creen con el poder de repartir el carnet universal de “persona aceptable” y de “persona no aceptable”, muchos asperger terminan hechos trizas, con una autoestima que cae peligrosamente hacia el subsuelo, sintiendo que hay algo malo en ellos, cuando no es para nada así. Algo malo hay en quien agrede al otro porque es diferente, solo por ser diferente. No podemos permitir que vomiten su basura sobre nosotros, no por el hecho de ser neurotípico funciona “bien” ni tiene el derecho de afirmar que nosotros funcionamos “mal”.

Hay neurotípicos que son buenas y malas personas, así como buenos y malos asperger, ya que en realidad solo son divergencias de funcionamiento, en el fondo todos somos humanos y ninguno es mejor que el otro solo por eso.

Yo la verdad ya he llegado en mi vida a un momento en el que cuando aparecen personas cerradas e intolerantes que se creen que su propia forma de funcionar es la única aceptable y que ser diferente me hace inferior/estoy mal hecha o hay algo malo en mi sin posibilidad de negociación le doy puerta.  Puedo afirmar con total seguridad que  no necesito a nadie así en mi vida, y que se pueden meter su autoritario y desalmado trato, con toda su normalidad por donde le quepa.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Bullying

El acoso escolar o como se le dice ahora “bullying” es algo que nadie, y repito nadie debería sufrir. Tal como comenté en mi último post, a partir de ahora voy a hablar poco de mi, y más para aquellos con asperger que aun no han encontrado un buen camino en sus vidas. Deciros que todo me sigue yendo bien, apruebo más o menos bien y mi situación personal está bonita y estable.

Desgraciadamente el buying es algo a lo que casi todos los asperger nos enfrentamos en un momento u otro de nuestra etapa escolar, ya que si bien no todos los niños a los que se acosa tienen asperger, sí que muchos con asperger sufren, han sufrido acoso o lo sufrirán.

A veces el acoso es directo con golpes o insultos y ahí es fácil intervenir. Otras veces es algo más sutil, pero no por ello menos doloroso. Y es ahí donde los padres deben estar atentos y NO consentir bajo ninguna circunstancia que semejante cosa ocurra, a veces sin que los profesores hagan nada por evitarlo.

Nadie desea pasar horas de su vida rodeado de personas hostiles, y todo el daño que sufra una persona en su época infantil de mayor tendrá consecuencias nefastas en su psique, en su autoestima, su capacidad de cumplir sus sueños y ser feliz así que esto es algo importantísimo para todos los padres con niños asperger. Su hijo tiene un factor de riesgo de sufrir maltrato escolar muy superior al de niños “normales” así que, por favor, tener mil ojos abiertos para detectar esta clase de problemas. 

Precisamente el detectarlos puede ser algo problemático. Nosotros los asperger solemos tener un desarrollo emocional menor, una capacidad de gestión de emociones menor, capacidad de comunicarlas menor, con lo que muchas veces estas situaciones en lugar de provocar que el niño vaya llorando a explicar lo sucedido, las señales que verá serán que no querrá ir al colegio, no le invitarán a fiestas, nadie querrá jugar con él en el patio. El niño puede mostrarse dubitativo al hablar de ciertas personas, puede que evite el tema, pero sin duda el colegio no será sinónimo de algo bonito para él, sino más bien lo contrario. Es muy distinto el problema en niños y adolescentes, hablaré de ambos.

Puede que empiece a mostrar ansiedad en su comportamiento o comportamientos obsesivos producto del estrés. Definitivamente si el niño no es capac de hablar relajado acerca de las personas de su colegio y contento, algo va mal, con lo que es importante hacerles preguntas explícitas y no solo preguntarles si le fue bien o no. Por poner un ejemplo. Muchas veces mi madre me preguntaba que si me había ido bien en el colegio, lo hacía con voz alegre, preparando la comida de forma distraída. Yo me sentía totalmente incapaz de enfrentarme a la situación emocional de decirle que no, que le cambiara el humor de alegre a triste y empezara preocupada a bombardearme con preguntas.

Una vez detectado el problema ¿cómo proceder? Depende de si la hostilidad hacia el niño es por un solo compañero o si eso ha provocado una actitud más o menos hostil hacia él en el resto de la clase. Depende también la edad, depende de si los profesores se involucran, son competentes y quieren arreglar el problema. En muchos casos la propia indiferencia de los profesores es lo que permite que todo acabe disparatándose y se llegue a situaciones irreparables.

Un consejo que siempre doy y siempre daré cuando me plantean el problema del acoso es que si el centro y el profesor no están desde el momento 0 totalmente comprometidos, preocupados e involucrados con el caso, se cambie al niño de centro. No sirve de nada ir una y mil veces a hablar con una persona que el niño y su problemática le importa nada o menos, o peor, de alguien que de entrada muestra poco agrado hacia el niño y lo critica como si el niño fuera un problema incómodo del que solo se quiere librar y fuera su culpa el ser como es.

Hay muchos docentes que no están preparados para manejar estos casos, y de verdad que es inútil pelearse con ellos, discutir, tratar de obligarlos, o tratar que el director los obligue porque no puedes a hacer que a alguien le importe algo, si no le importa no le importa y todo el tiempo que te estés peleando con el docente es tiempo que el niño va a pasar sufriendo. Para solucionar problemas así es necesaria la empatía, el estar pendiente, atento, incluso echarle creatividad y de verdad que si al docente no le importa el tema no va a hacer nada de eso,

Si contamos con el apoyo del docente ya es algo importante a favor, pero por supuesto no con eso está todo hecho. El siguiente caso es saber cuántas personas son las que molestan al niño. No es lo mismo que lo moleste 1 solo y el resto le apoye a que le molesten todos. Muchas veces hay uno o dos acosadores, pero que al ser “líderes” de la clase consiguieron cambiar la opinión de todos los compañeros. En cualquier caso lo más importante es localizar a los más hostiles, hablar con el niño, sus padres, ver qué anda mal, ver si es solucionable. 

Si el niño hostil no da muestras de arrepentimiento, ni actitud de querer cambiar, lo cual es fácilmente comprobable si se le invita a la casa a jugar con el niño asperger, yo me plantearía directamente el cambio de colegio. Hay niños problemáticos, malas personas desde pequeñitos que por problemas en su casa, extrema permisibilidad de los padres o razones “x” están llenos de odio para repartir por el mundo. Y condenar a un niño asperger a compartir varias horas al día con una persona así es un ERROR en letras mayúsculas.

El plazo máximo de tiempo que yo daría para revertir ese ambiente hostil es de un año. Si en un año no se ha solucionado, yo cambiaría al niño de colegio sin importar las quejas de éste. Es cierto que las personas con asperger solemos tener una aversión natural hacia los cambios, sí, pero nadie va a un psicólogo 20 años después a contarle que lo cambiaron de un colegio horrible a uno en el que le fue mejor, lo que sí requiere de un psicólogo 20 años más tarde es el pasar 10 años de la vida amargado por maltrato físico o psicológico.

Y realmente si se hace el cambio conviene muuy mucho estar seguros de que va a ser para bien. Eso requiere ir al centro, explicar la problemática tal cual sin maquillajes con el diagnóstico del niño en la mano, sin omitir ninguna peculiaridad o dificultad que éste tenga, pues es misión de los padres estar completamente seguros de que el nuevo centro será mejor. Podéis pedir hablar con el profesor que tendría el niño para estar seguros. Es mejor no arriesgarse ni dejar ningún cabo suelto a la hora de elegir el nuevo centro.

En caso de no ser un niño y ser un adolescente ya, conviene intentar negociar con él un cambio de centro si es que la situación está mal. Es importante que el adolescente aprenda a reconocer sus propios sentimientos, su ansiedad si es que tiene comportamientos que la demuestren, que sepa poner nombre a lo que le están haciendo y los sentimientos que eso le provoca sin sentir vergüenza por ello. A estas alturas puede que su autoestima esté dañada y contar con un psicoterapeuta con experiencia puede ayudarle. Por desgracia en esta época si los padre se meten puede hacer más mal que bien, pues puede conducir a que se ridiculice al chico por ello.

Desde luego si no tiene ningún amigo a su alrededor y sí un montón de gente malintencionada, el cambio de centro es una prioridad. A los adolescentes no se les convence tan fácil como a los niños acerca de arrepentirse y ser “buenos”. Lo más importante en esta época es cuidarle la autoestima. Que sepa que no hay nada malo en él, que es digno de tener amigos y ser amado. Si el chico tiene muuchos problemas de sociabilización es realmente importante llevarlo a un psicoterapeuta experto en asperger. Y si no es posible que sean los propios padres lo que se ocupen de informarse lo necesario para ayudar a su hijo, si es que quieren verlo feliz.

No es fácil enseñar a alguien con asperger a sociabilizar, y menos si ya está psicológicamente afectado del rechazo. Cada caso es único y las fórmulas no funcionan igual para todos, pero es importante que aprenda, que tenga amigos, y que no esté rodeado de gente dañina.

En casos extremos de acoso en diversos centros yo me plantearía de ser posible el homeschooling, pero vivir con maltrato no es una opción. Los efectos son muchos, y pueden durar toda la vida.

Por último os dejo con un vídeo. Espero que si mis palabras no os han hecho daros cuenta de lo realmente importante que es evitar que los chicos pasen por eso, este vídeo os abra los ojos, pues todo lo que dice es totalmente cierto en el fondo del alma de aquellos que se han visto arrastrados a todo ese maltrato tantos años. La mayoría no lo supera del todo nunca.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¡Hola Hola!

Sigo viva! Espero que este año haya sido bueno para todos.

Hace unos días estuve pensando seriamente en cerrar el blog. La razón principal es que no tengo mucho más que contar. Años atrás quedó la horrible adolescencia, y hoy, aunque aun me salpican los efectos (ansiedad, pánico, problemas de sociabilización, etc) las dificultades propias del asperger no son ya el centro de mi vida.

Puede decirse que he aprendido a serlo sin morir en el intento.

He contado muchas cosas de mi, y aun después de un año no se me ocurre qué puedo decir que sea interesante: Sí, sigo estudiando, sigo con mi pareja, mis obsesiones cambiantes, mi pequeño pero realmente bueno grupo reducido de amigos.

No es que no pase por dificultades. Cada día es una nueva oportunidad de superación y personal, vienen las crisis, se van, los malos momentos van y vienen también, y de todos he aprendido algo.

Tal vez ya he hablado mucho de mí, así que de ahora en adelante, lo que escriba será dedicado a todos los aspies que aun no han encontrado su equilibrio 😉

PD: A todo el que quiera contactar conmigo, tengo facebook que daré en privado a quien me lo pida.

Publicado en Sin categoría | 10 comentarios

Días tristes

Hola! Espero que  hayáis pasado unas estupendas vacaciones.

Estos días de vuelta a la rutina están siendo muy duros para mí. Verme de nuevo aquí sola y teniendo que haberme despedido otra vez de todas las personas que quiero se me está haciendo de lo más deprimente. Dentro de lo que cabe no voy mal, necesito algo más de organización, pero no puedo quitarme el persistente sentimiento de tristeza.

Entre otras cosas, es bastante triste verme tan diferente al resto y lo noto aun más al estar lejos de todas las personas especiales con las que si comparto muchas cosas que ahora no están conmigo. Conforme más miro a la gente que voy conociendo, más me doy cuenta de que nunca podré compartir las cosas que ellos comparten. No me estimulan las mismas cosas, no funciono de la misma manera, no me importan las mismas cosas…

No es que me esté yendo mal con la gente que estoy conociendo de mi clase, afortunadamente he aprendido a lo largo de todos estos años suficientes herramientas como para minimizar los conflictos, puede decirse que hay “buen rollo” (mejor que nada…). Pero claro, eso no es suficiente para nadie, es triste comprobar una y otra vez que no puedes integrarte.

En fin, normalmente llevo bien todo este asunto, normalmente no me hace sentir mal, así que quizás vuelva en un par de días diciendo que ya estoy bien, será depresión post-vacaciones?

Publicado en Sin categoría | 9 comentarios

Rompiendo Estadísticas

Lo primero de todo ¡felices fiestas a todos! Sea cual sea el motivo a celebrar (vacaciones, religión, familia) todos tenemos que celebrar cosas estos días (y si todo falla…¡feliz..NO cumpleaños! 😉  ).

Esta vez ha pasado muy poco tiempo desde mi última entrada, no es que tenga mucho que decir, puede decirse que simplemente me apetecía hacerlo. Hoy voy a hacer una reflexión sobre las estadísticas en mi vida.

Puedo empezar diciendo que soy una persona a la que las estadísticas rara vez pueden aplicársele. Todo en mi siempre ha sido así, la gente muchas veces ha esperado cosas de mi y ha comprobado una y otra vez que no suelo entrar en estas. No puedo evitar preguntarme si es que de casualidad ocurre esto o si es que simplemente no me esfuerzo en coincidir con lo esperable.

Es algo que noto mucho en la gente “normal”. Suelen querer amoldarse a lo esperable o por el contrario buscan ser todo lo contrario a ello, en cualquier caso su vida muchas veces va marcada por lo que la gente espere de ellos (bien para hacerlo o bien para hacer lo contrario). Sin embargo entre los aspergers suelo ver lo contrario (y esto es aplicable a mi) el comportamiento más bien suele estar determinado por nuestras propias motivaciones.

En este sentido la manera en la que nos afectan estadísticas puede decirse que son un punto que tenemos de diferente con la gente “normal”

Y ahora, de una forma creo que más personal y menos general, también voy a hablar de cómo las estadísticas son importantes en mi vida, ya que en cierta manera hicieron la diferencia en cómo aprendí a relacionarme con la gente.

Todo empezó cuando descubrí que tenía asperger, en realidad no me costó mucho asimilar el concepto de que no tenía ni puta idea de cómo funcionaba la mente de los demás. Empezó como una estrategia de supervivencia: no sabía qué se esperaba de mi en ciertas situaciones, así que empecé a observar qué hacían los demás en situaciones parecidas y qué respuesta obtenían de sus interlocutores.

Eso me dio una pista sobre cómo debía comportarme yo si quería obtener esas mismas respuestas (por lo general, cuando me comportaba como yo creía obtenía respuestas negativas). Esto me hizo aprender mucho acerca de herramientas sociales, pero cuidado, es también una herramienta de doble filo (como ya expliqué en entradas antiguas).

El asunto es que empecé a ver las estadísticas de las personas en función de su personalidad. Todo adquiere cierta lógica cuando llevas observadas cientos de personas, empiezas a saber qué esperar de ellos y qué esperan ellos de ti ¡también sabes qué hacer para obtener ciertas respuestas! (con lo que haciendo un sabio uso de ello, puedes aprovecharte de tus conocimientos sin necesidad de perderte a ti mismo).

 Sí, sin duda las estadísticas fueron fundamentales a la hora de desarrollar intuición social.

Como dato curioso, incluso los transportes públicos no me respetan las estadísticas jaja la mayoría de las veces llego cuando están llegando o me toca esperar un pequeño tiempo.

Curiosa cosa la estadística…¿pensáis que tengo mucho tiempo libre y por eso hago estadísticas del mundo? 😛

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Nuevas experiencias

Es inevitable pasar por nuevas etapas en la vida. Toda nuestra existencia en este mundo es un continuo ir y venir de acontecimientos. A veces son pérdidas dolorosas, a veces nos toca enfrentarnos a situaciones completamente nuevas y a veces estamos en épocas de tranquilidad.

Lo que está claro es que cuando las cosas se salen de nuestros esquemas se ponen a prueba todas nuestras armas, todo lo que sabemos, todo lo que pensamos de la vida.

Con este llevo casi tres meses viviendo lejos de mi casa y cada día es una experiencia nueva. Voy haciendo malabarismos entre la ansiedad, el echar de menos a mis seres queridos y la soledad. ¡Pero no todo está perdido! Me ayudan las técnicas de meditación, un par de sesiones de reiki a las que he ido, un poco de Chi Kung, intentar seguir un orden día a día.

Poco a poco, las cosas van en buen proceso y los estudios, no mal

Si no tuviera a mi gata conmigo creo que me habría vuelto loca, bueno, de hecho, un poco creo que si me estoy volviendo loca: cuando pase varios días sin tener ninguna conversación con nadie más allá de las convenciones sociales hablo sola (y en primera persona del plural, que es peor). 

Últimamente estoy pensando en hacer cosas más creativas, me apetece bailar, me apetece inventar historias, hacer videojuegos (mencioné que he aprendido a programar y me ENCANTA?)

Un saludo a todos los que seguís el intermitente blog. Volveré (mañana, en dos meses o dentro de 2 años, pero lo haré xD)

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios